Un llamado a reconsiderar la elección de Miss RD